martes, 5 de junio de 2012

Round Trip NY #25. Alberto Borea


The City is in my Head. Alberto Borea


Alberto Borea, (Perú)
Borea comenzó a viajar a Nueva York a mediados de 2008 y su traslado fue un proceso paulatino, Se podría decir que en mi caso no me mudé a Nueva York de un día a otro, ni tampoco fue una decisión, sino que fue un proceso que me llevó un año y medio, en ese momento tenía más razones y emociones aquí que en Lima”.
El artista llegó a Nueva York a través de una beca de la Fundación Cisneros/ Colección Patricia Phelps de Cisneros http://www.fundacion.cisneros.org/ gracias a la que participó en el programa de artistas en residencia del ISCP http://www.iscp-nyc.org/.  Borea destaca la falta de apoyo del gobierno a los artistas peruanos y lo contrapone con el apoyo que algunos coleccionistas privados sí están dando a los artistas, “Lamentablemente en mi país no existe una ayuda cultural real a nivel gubernamental, si bien hay un nuevo ministerio de cultura, no hay un apoyo a los artistas. En ese sentido México y Argentina (por poner ejemplos) nos llevan una ventaja abismal. Cuando representamos a Perú en proyectos y bienales, la ayuda simplemente no existe. Los artistas tienen que autofinanciarse para el envío y la producción o hacerlo a través de las galerías. Actualmente hay coleccionistas privados que están haciendo poco a poco que la situación cambie. Esperemos que este ejemplo se lleve al plano gubernamental”.
Borea habla de lo problemático del concepto latinoamericano, “Estos términos crean fronteras y se prestan a encasillamientos. Me parece que hay que cuidarse del uso de latinoamericano, ibérico, arte asiático, etc.”
Además, considera que en muchos casos los artistas norteamericanos lo tienen todavía más difícil en cuanto a la movilidad internacional de su trabajo. “La movilidad internacional para un artista es difícil en general. La situación en New York es muy complicada para los artistas estadounidenses. Las oportunidades para ellos tampoco son las mejores. Si se piensa en la densidad poblacional de Estados Unidos hablamos de alrededor de 300 millones de habitantes”.
A su vez, el artista reconoce que en muchas ocasiones los artistas de fuera consiguen más oportunidades expositivas en Nueva York “Al revisar las exposiciones de varios Museos en New York, muchos de los proyectos más grandes, así como el foco actual, está inclinado muchas veces hacia artistas que vienen de otros lados. La apertura y la idea curatorial de lo “exótico” y lo “periférico” es un punto común de muchas instituciones.
El artista ha participado en proyectos expositivos en El Museo del Barrio, Abrons Arts Center, La Mamma Gallery, Asya Geisberg Gallery, Y Gallery, ISCP, Art Omi, Skowhegan, Sculpture Space, entre otras.
Borea está en permanente contacto con el panorama artístico de Perú, al que viaja con frecuencia, por lo que no se plantea el “volver” o “no volver” a su país natal, Lo que pasa en Perú es bastante interesante. Eso de volver a mi país me suena a 1920, creo que hoy en día ya no viajamos en barcos sino en aviones y no llegamos en dos semanas sino en siete horas, estamos en otro punto de la historia. Mi realidad es distinta en ese sentido, no regreso ni me voy, me gusta pensar que se puede estar en varias partes”.

lunes, 19 de marzo de 2012

Round Trip NY #24. Manuela Viera-Gallo


Vista de Operation Sunset (UN Headquarters) 2012 de Manuela Viera Gallo en el AMA. Art Museum of the Americas en Washington, DC

Manuela Viera-Gallo. (Chile)

Manuela Viera- Gallo es una artista chilena que nació en Roma (Italia) durante el exilio de sus padres en este país,  hecho que  ha influido a la artista  tanto en el terreno profesional como en el personal,mi punto de vista siempre ha estado fuertemente influenciado por la violencia social y política que ha afectado a la historia de la mayoría de los países de América Latina, y mi historia personal de migración permanente y de itinerancia cultural”. Finalmente su familia regresó a Santiago de Chile, ciudad en la que la artista creció y en la que llevó a cabo sus estudios de arte en la Universidad Católica de Chile. En el 2005 se trasladó a Nueva York para desarrollar desde aquí su carrera como artista. “Estaba en Chile y ya había expuesto en varios lugares. Así que al igual que otros artistas de mi generación empecé a pensar que sería bueno para mi trabajo como artista salir al exterior. En Nueva York ya había una generación anterior a la nuestra de artistas chilenos, con artistas como Iván Navarro, Felipe Múgica, Diego Fernández, que fueron un referente importante para mí. Otro gran referente chileno en Nueva York es el artista Alfredo Jaar”.
Su adaptación a la ciudad de Nueva York no fue en absoluto problemática, “Nueva York es una ciudad abierta en la que hay muchos latinoamericanos y eso te hace el camino más fácil. Además el ambiente artístico es muy diverso y cada uno puede encontrar un nicho de trabajo que se adecúe a su tipo de obra”.
La artista chilena se considera afortunada por el respaldo de la comunidad artística latina en Nueva York y opina que ésta ha hecho que todos tengan voz y un mayor peso en la cultura de la ciudad, “este apoyo es algo que nunca me había imaginado y del que nunca había oído hablar, pero creo que es muy importante para los artistas jóvenes latinoamericanos que llegan a Nueva York. La unión hace la fuerza y es mejor no estar aislado”.
Viera-Gallo se siente parte de esta comunidad artística latina en Nueva York, en la que los agentes culturales colaboran en diversos proyectos,  “esta comunidad es muy fuerte, sobre todo gracias a iniciativas como la de la fotógrafa peruana Cecilia Jurado con su proyecto Y Gallery http://www.ygallerynewyork.com/ en la que trabajamos muchos artistas latinos y de la que tengo la suerte de formar parte junto a otros compañeros como Carlos Motta (Colombia), Alberto Borea (Perú) y muchos otros”.
Viera-Gallo ha expuesto internacionalmente en lugares como la Fundación Valenzuela y Klenner de Bogotá, Colombia, en la Galería de Broadway 1602 de Nueva York, la Galería 24/7 en Londres, Inglaterra, en el Chelsea Art Museum de Nueva York, el Museo Contemporáneo de Asia Oriental en China, el Museo de Arte Contemporáneo de Chile, el Museo del Barrio, Nueva York, el ACMI, Centro Australiano para la Imagen en Movimiento, Australia, en la Bienal de Mercosur en Brasil, la Bienal Adriática di Arti Nuove en Italia y en el AMA. Art Museum of the Americas en Washington, DC dentro de la exposición Ñew York, de artistas españoles y latinoamericanos residentes en Nueva York, en donde la creadora, siempre interesada en símbolos políticos y sociales, expone Operation Sunset (UN Headquarters) 2012, un modelo del edificio de las Naciones Unidas de Nueva York interpretado como un emblema efímero de la "hermandad de las naciones" sobre el que se posa el afilado pico de una paloma creada con cuchillos.
Aunque reside fuera de Chile, la artista viaja dos veces al año a su país e intenta estar siempre al corriente de lo que está ocurriendo allí, “intento hacer dos estancias más o menos largas al año, ya que esto es importante para el desarrollo y el proceso de mi trabajo”.
Viera-Gallo considera una ventaja el estar en Nueva York por la inmediatez para entrar en contacto con comisarios de todo el mundo, pero al igual que otros artistas, reconoce que aquí es mucho más difícil vivir y producir que en otros lugares. “En Chile todo es mucho más económico, desde la vivienda hasta los materiales de producción. Esto hace que el espacio para la experimentación y el error sea mucho mayor que en Nueva York”.
La artista opina que vivir en Estados Unidos ha afectado a su trabajo, “he pasado mucho tiempo dedicada a la observación, y no es hasta ahora que me atrevo hablar de las instituciones políticas americanas, en mis últimos trabajos ha influido en mis obras la  visión de la sociedad desde el punto de vista del artista inmigrante”.
A pesar que considera muy positivo salir al extranjero, a Manuela Viera-Gallo le gustaría regresar a vivir a su país, pero sin dejar de pasar temporadas en Nueva York.
“Para los artistas chilenos es beneficioso salir y liberarse, además, la competencia tan grande de Nueva York es una prueba muy dura para un artista y superarla es algo que está reconocido en nuestros países de origen.”

domingo, 18 de marzo de 2012

Round Trip NY #23. Jessica Lagunas


Ai Spik Inglish de Jessica Lagunas en el AMA. Art Museum of the Americas en Washington, DC

Jessica Lagunas. (Guatemala).
Jessica Lagunas nació en Nicaragua pero creció y se formó en Guatemala. En el 2000 se trasladó a Nueva York junto a su pareja, el también artista Roni Mocán (El Salvador) www.ronimocan.com . “A los pocos meses de estar aquí me di cuenta que era una ciudad fascinante y que quería vivir aquí. El sueño se hizo realidad y finalmente, después de 11 años, oficialmente ya tengo la residencia Americana”.
La artista se formó en diseño gráfico en la Universidad Rafael Landívar en Guatemala. “En mi época era casi impensable estudiar arte en la única escuela de artes plásticas del país, una institución estatal, muy inconstante en su funcionamiento; en la que enseñaban más que nada técnicas tradicionales”. 
Lagunas afirma que haber tenido la oportunidad de salir al extranjero y la de haber viajado a Europa y su estancia en Estados Unidos han sido piezas claves en su crecimiento como artista, “visitar los museos de arte contemporáneo de cada ciudad a la que llegaba y poder ver arte no sólo en libros y revistas sino también en persona fue muy importante para desarrollar mi interés por el arte contemporáneo.
La artista  destaca eventos como el proyecto cultural Colloquia que surgió a finales de los 90 en Guatemala y que fue fundamental para su formación artística. El proyecto cultural Colloquia fue creado por el fotógrafo Luis González Palma y la comisaria, Rosina Cazali. Además de exposiciones organizaban charlas, y talleres, invitando a artistas internacionales como Tania Bruguera (Cuba), Silvia Gruner (México), Priscilla Monge (Costa Rica). “Estas experiencias fueron clave. En 1998 Colloquia organizó también la exposición de fotografía FotoJornada en el Museo de Arte Moderno Carlos Mériday producía una publicación periódica Espacio Colloquia, que Roni y yo diseñábamos”.
Lagunas ha completado su educación artística en Estados Unidos realizando cursos y talleres en centros como The Art Student League y Hunter College, City University of New York.
La artista reconoce que durante sus años en Guatemala las ayudas para artistas eran prácticamente nulas pero afirma que la situación ha ido mejorando, “El panorama artístico ha cambiado mucho en los últimos años, ahora hay mucho apoyo por parte del Centro Cultural de España en lo que se refiere a las artes visuales y también han surgido otros espacios y proyectos alternativos. En definitiva, hay más movimiento de cuando yo empecé a finales de los años 90.
Ese contraste en cuanto al número de oportunidades fue algo que impresionó a la artista a su llegada a Nueva York, “siento que aquí en Nueva York la inmersión cultural es total, la cantidad y calidad de actividades artísticas es incomparable. El poder visitar constantemente museos y galerías de arte es parte de mi educación y rutina”.
Por ello, Lagunas considera que residir en Nueva York es una vivencia importante para un artista, “la ciudad hay que experimentarla personalmente, no se puede vivir a través de internet, sino que es muy importante sentir la escala, y la oportunidad de convivir con tantas personas y de tan diferentes culturas y nacionalidades. A través de la red se convierte únicamente en una experiencia virtual, claro que quizás eso es lo que le podría interesar a un artista que trabaje en ese medio.  Por mi parte, prefiero vivir y sentir a la ciudad en persona”.
Jessica Lagunas destaca su relación con el Museo del Barrio en Nueva York donde participó en la Bienal de SFiles en el 2007, “esta experiencia fue sumamente importante en mi carrera artística, me abrió muchas puertas y me expuso a muchas oportunidades. Desde entonces mantengo muy buena relación con todos ellos (en el departamento curatorial con Deborah Cullen, Elvis Fuentes, Rocío Aranda-Alvarado—quien me ha apoyado desde antes en el Museo de Jersey City—, Trinidad Fombella, Melisa Luján; en el departamento de educación con Gonzalo Casals, quien en especial me ha apoyado muchísimo; también en el departamento de External Affairs con Susy Del Valle y Cassandra Oliveras), y el apoyo que todos me han dado ha sido algo muy positivo y espectacular. Es un museo donde me siento totalmente a gusto y en casa”.
Su participación en proyectos como el del Museo del Barrio la puso en contacto con otros artistas como Tamara Kostianovsky (Argentina) y Blanka Amezkua (México).
El trabajo de Lagunas forma parte de la Colección de Patricia Phelps de Cisneros, me siento muy honrada porque la CPPC compró tres videos míos en el 2010 en la feria de Pinta en Londres, y ahora soy parte de su colección”. La creadora ha expuesto en lugares como el Bronx Museum, El Museo del Barrio y el AMA. Art Museum of the Americas en Washington, DC, en donde participa en la exposición colectiva Ñew York, que recoge el trabajo de artistas españoles y latinoamericanos que trabajan en Nueva York. Lagunas que está en contacto con muchos de los artistas latinoamericanos participantes en esta muestra y declara que sería interesante que hubiese una comunidad de artistas latinos, por ejemplo a través de alguna residencia o beca en Nueva York, “Sería bueno poder compartir experiencias y oportunidades a un nivel un poco más profundo. Creo que en el ambiente de residencias para artistas se generan amistades, contactos y relaciones duraderas. Sería ideal poder contar con un lugar así y podernos sentir cómodos y sobre todo a gusto hablando español, compartiendo tantas cosas en común”.
Jessica Lagunas ha sido becada por el Northern Manhattan Arts Alliance y ha sido seleccionada para varias residencias de artistas en la ciudad, entre ellas la del Lower Manhattan Cultural Council Swing Space en Governors Island y en la del Center for Book Arts, en donde estará durante el 2012.
La artista no se plantea volver a Guatemala, “en gran parte debido a la situación de violencia e inseguridad que se vive en el país. Ahora estoy radicada aquí, formando una nueva vida con mi pareja en Nueva York, que es nuestro presente y futuro”.

viernes, 9 de marzo de 2012

Round Trip NY #22. Esperanza Mayobre


Mayobre instalando su trabajo para la exposición Ñew York en el AMA. Art Museum of the Americas en Washington, DC

Esperanza Mayobre. (Venezuela)

Esperanza Mayobre se formó como artista en Estados Unidos, en la School of the Museum of Fine Arts (SMFA) en Boston, Massachussets. En el año 2003 tras terminar sus estudios se trasladó a Nueva York. “Estudiar aquí me ofreció la oportunidad de explorar y relacionar elementos dispares.  Por primera vez pude tener el espacio y las herramientas para experimentar, una escuela perfecta para alguien como yo, que venía de un sistema educativo muy tradicional (el venezolano).”
Su obra ha sido expuesta en numerosos espacios en Estados Unidos, entre ellos el Jersey City Museum, el Bronx Museum en Nueva York, MIT - Massachusetts Institute of Technology- Center for Advanced Visual Studies, AVS, Boston Museum of Fine Arts, la Elizabeth Foundation for the Arts en Nueva York y en el AMA. Art Museum of the Americas en Washington, DC. A pesar de ello la creadora afirma que nunca se hab
ía imaginado siendo artista y viviendo en Nueva York, viniendo de Venezuela, un país que necesita tantas cosas, ser artista me parecía un lujo innnecesario. Estudié primero economía y política, luego diseño y ebanistería”.
Mayobre considera que Nueva York está llena de oportunidades para artistas y que ha tenido la suerte de participar en varios programas importantes para su carrera, como Smack Mellon en Brooklyn, LMCC Workspace, NYU Visiting Artist Program, AIM. Artist in the Market Place en el Bronx Museum, Skowhegan.  “En mi caso, este tipo de apoyo no existe en Venezuela. Tampoco hay una red de instituciones latinoaméricanas de ayuda para artistas, por lo menos que yo conozca, que ofrezca la posibilidad de aplicar a una beca, a premios o proyectos especiales.  Lo que sí existe en Nueva York es una red a escala individual, una red de apoyo de un latino a otro”.
Según Mayobre una de las ventajas de vivir en Nueva York es la profesionalidad del mundo del arte en la ciudad, incluso al margen del mercado de galerías y coleccionistas. Nueva York me ofrece la posibilidad de poder ser artista, vivir entre artistas, trabajar en el mundo del arte, sin tener que depender de las galerías ni de los coleccionistas y poder tener una práctica seria y constante. Hay profesionales latinoaméricanos que me han ayudado mucho como María Elena Gónzalez, Magda Campos-Pons, Paul Ramírez Jonas, entre muchos otros”.
A pesar de todas las ventajas que la artista venezolana ha encontrado para su carrera artística en la metrópolis, también reconoce que Nueva York es un espacio “demasiado estimulante, que no invita a la reflexión. Es una ciudad en la que hay que hacer muchos sacrificos y el precio que hay que pagar por todo es muy alto”.
Para Mayobre  la situación ideal sería poder pasar su vida entre Estados Unidos y Venezuela ya que su trabajo se ha venido enriqueciendo de la relación entre los dos lugares, “el contraste entre las dos sociedades, la de la abundancia versus la carencia la inestabilidad política de mi país, los problemas sociales, la nostalgia, mi exilio voluntario, crearon mi temática”. Está situación, como ella misma explica, es la que le hizo decantarse por el desarrollo de su carrera artística, “El arte dejó de ser un lujo, se convirtió en una necesidad”.

viernes, 7 de octubre de 2011

Round Trip NY #21. Isidro Blasco



Isidro Blasco.
El artista madrileño se trasladó a Nueva York en 1996 para investigar en la biblioteca y los archivos del MoMA y en Columbia University sobre su tesis doctoral en arquitectura Su adaptación al entorno neoyorquino fue buena. Blasco considera que lo mejor de vivir y llevar a cabo su trabajo en Nueva York es que es una ciudad en la que existen diferentes estratos en los que trabajar. “Un artista puede estar un día exponiendo en un importante museo y al día siguiente en un espacio alternativo. Nada está tan establecido como en España y desde ese punto de vista es mucho más liberador y flexible. Lo que para mí hace que haya mucha menos presión a la hora de llevar a cabo mi trabajo como artista”.
Su sitio favorito de la Gran Manzana es el Metropolitan Museum, en especial sus exposiciones temporales, pero también las galerías de arte antiguo a donde acude a pasear con sus hijas con la esperanza inculcarles de esta manera su pasión por el arte desde una edad temprana.
Blasco ha recibido importantes apoyos de prestigiosas instituciones americanas como son las becas de la Pollock Krasner Foundation, la John Simon Guggenheim, la New York Foundation for the Arts y la Rockefeller Foundation. Además, su trabajo ha podido verse en la Roger Smith Gallery y en las calles de Nueva York, como parte del proyecto de arte público Public Fund Art Project.
En 2001 llevó a cabo una instalación titulada Seeing without seeing en el P.S.1 en Long Island City de la que se siente especialmente satisfecho “este proyecto me permitió poner mi trabajo en un contexto adecuado y formar parte de la conversación que se llevaba a cabo en cuanto a arte contemporáneo en aquel momento”.
Su obra tiene mucho que ver con los lugares en los que ha vivido en Nueva York, ya que su trabajo parte de fotografías de las diferentes viviendas que ha habitado. El cambio es siempre un estímulo y una renovación para su trabajo. Ha vivido en Manhattan, en Brooklyn, en Upstate New York y en la actualidad reside en el multicultural barrio de Jackson Heighs, en Queens.
Blasco no descarta la idea de volver a España, aunque no a tiempo completo. En el presente trabaja tanto en España como en Nueva York donde tendrá una exposición en Smack Mellon en Brooklyn. Nueva York es la ciudad en la que centraliza su trabajo, aunque también tiene varios proyectos en preparación en Europa y en Australia.
Blasco aconseja a los artistas que deseen mudarse a Nueva York que se animen a hacerlo. “Nueva York es una ciudad muy abierta que acoge a todo el mundo y si tienes algo interesante que ofrecer lo vas a poder llevar a cabo. También te puede ocurrir alguna experiencia negativa y entonces puede que te tengas que marchar, pero en principio es una ciudad en la que se aprende muchísimo y se crece”.
Blasco cree que para trasladarse a Nueva York no es necesario contar con una beca o ayuda económica que facilite el camino. Considera que, como en su caso, es fácil llevarlo a cabo sin este tipo de apoyos. Blasco opina que el hecho de llegar a Nueva York con una beca provoca que los españoles no lleguen a formar parte real de la ciudad, “no lo veo como algo muy positivo. Es una pena, ya que vienen por un año o dos años pero en cuanto se acaba esta ayuda se van, ya que no son capaces de integrarse realmente en la ciudad y conseguir mantenerse por su cuenta”.
El artista ha colaborado con numerosas instituciones americanas, sin embargo no ha tenido contacto con instituciones españolas en la ciudad, ni ha contado con el apoyo de ninguna de ellas hasta el momento. Su exposición individual en Brooklyn en Smack Mellon está patrocinada por el Consulado de España en Nueva York, siendo ésta la primera vez en quince años que recibe apoyo de una institución española en Nueva York.
El artista comenta las razones de su falta de relación con las instituciones españolas en la ciudad, “quizá ha sido un error mío y a lo mejor estoy equivocado, pero creo que le quitaría autenticidad al hecho de vivir y trabajar en Nueva York el trabajar con instituciones españolas.”
Blasco considera que hay un esfuerzo por parte de dichas instituciones por promocionar el arte y la cultura española pero le parece que sería importante que hubiese más apoyo por parte de las empresas españolas en Estados Unidos, “sería necesario que las empresas españolas que trabajan en Estados Unidos diesen dinero para facilitar el desarrollo de proyectos artísticos, como hacen las empresas americanas, que desgrava y además viene muy bien para una buena imagen de las empresas.”

Round Trip NY #20. Antón Cabaleiro



Synchronized Landscapes. Antón Cabaleiro. Vista de la instalación en el Bronx Museum of the Arts. NY


Antón Cabaleiro


El artista Antón Cabaleiro se trasladó a Estados Unidos en 2006 para estudiar un Master en Arte y Nuevas Tecnologías en la School of Visual Arts con la financiación de una beca de la Fundación Barrié de la Maza. Posteriormente estudió un Master en Arquitectura de Paisaje en  Columbia University.
Cabaleiro, que recientemente ha recibido la beca de creación Unión Fenosa-Gas Natural, continúa trabajando en Estados Unidos y opina que salir es siempre beneficioso para cualquiera, sobre todo viniendo de un país que estuvo cuatro décadas aislado de un mundo que seguía evolucionando. “Más que el destino en sí, lo importante es el hecho de salir y tratar de entender cómo funcionan otras culturas para poder desenvolverse en ellas. Al principio puede resultar duro, pero acaba siendo beneficioso y liberador, porque no sólo se conocen otros contextos, también se entra en contacto con otros modelos culturales que sirven para contrastar con los que uno conoce. Compararlos ayuda a ver los pros y los contras de cada uno. Este paso es fundamental para corregir modelos fallidos o proponer soluciones a problemas y carencias”.
Con respecto a las becas y ayudas para la movilidad internacional, Cabaleiro encuentra varios puntos que en su opinión son mejorables, “Creo que la transparencia en este tipo de procesos y la claridad en los sistemas de adjudicación deberían ser objetivos fundamentales, valorando conjuntos de parámetros como pueden ser la trayectoria, el trabajo, los méritos y la formación de los candidatos, en vez de dejar esta decisión en manos de la opinión de alguien que asegure la valía de un artista basándose en la más profunda subjetividad y en opiniones categóricas y aleatorias. Hay mucha gente extremadamente preparada, profesional, que crea obra interesante y que sin embargo no recibe el apoyo necesario.”
Cabaleiro confiesa que hace años hubiese rechazado la etiqueta de “artista español” por parecerle restringente, pero afirma que su visión ha cambiado. “Ahora lo veo como una estrategia de mercado de la que se han beneficiado muchos creadores, como los Young British Artists. Dudo que artistas como Damien Hirst se viesen perjudicados por ser clasificados como artistas británicos. Más bien todo lo contrario. Creo que esto les abrió muchas puertas y creo que deberíamos aprender de este modelo, que ya se ha repetido en diversas ocasiones. Que me califiquen o no como artista español no varía en absoluto lo que hago. No obstante, en términos de mercado internacional, estar ligado a una marca sólida sería beneficioso para cualquiera, con lo que yo prestaría más atención a cómo se construye esa marca para que el público la asocie con un producto cultural de calidad. Por otra parte, parece contradictorio rechazar estas etiquetas nacionales cuando muchos de los artistas representamos a estas naciones en ferias y bienales y cuando en la mayor parte de los casos sobrevivimos gracias a las ayudas de nuestros respectivos países, incluso en el extranjero”.
Cabaleiro considera que Nueva York ha cambiado su trabajo en varios aspectos y le ha hecho madurar, “he mejorado mis habilidades plásticas y me he sumado a una dinámica en la que me encuentro a gusto y que no es común en España; en la que los profesionales se ayudan los unos a los otros y en la que el respeto al trabajo del artista es una premisa universal, empezando por algo tan básico como remunerar al creador por su trabajo. Esto hace que todo fluya, ayuda al mercado y a los creadores y también hace que el entorno sea más competitivo, lo que provoca que todo el mundo se esfuerce mucho más en lo que hace y utilice su creatividad, no sólo a la hora de crear obra, sino también a la hora de promoverla”.
El artista, que en estos momentos se prepara para una estancia en el ISCP (International Studio and Curatorial Program de Nueva York), ha participado recientemente en la Bienal del Bronx Museum, siendo el único artista español en la muestra. Además, su trabajo ha podido verse en diferentes lugares de Nueva York como el Armory Show, P.S.1. MoMA Studio Visit, King Juan Carlos Center at New York University, MAD (Museum of Art and Design), Under the Bridge Festival (Dumbo, Brooklyn), Visual Arts Gallery, Times Square Alliance, The Drawing Center Viewing Program, Jen Beckman Gallery y en el Anthology Film Archive, entre otros.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Round Trip NY #19. Bruno Le Mieux Ruibal


Lápiz, Revista Internacional de Arte

Bruno Le Mieux Ruibal se trasladó a Nueva York en 2004. Es crítico de arte y corresponsal de la Revista Internacional de Arte, Lápiz http://www.revistalapiz.com. En paralelo ha comenzado una nueva carrera en los EE.UU. como chef profesional. Le Mieux decidió venir a la ciudad por razones personales y profesionales, “siempre había querido vivir en Nueva York y trabajar aquí en algo relacionado con el arte. Luego encontré una nueva vida trabajando en algo completamente diferente, lo que viene a demostrar que Nueva York puede ser un mundo lleno de posibilidades para lo que uno hace o desea hacer".
Le Mieux estudió en Madrid, y es Licenciado en Historia del Arte y Máster en Gestión Cultural. "Ambos fueron, como era de esperar, completamente inútiles en España. En los EE.UU, terminé trabajando en el campo para el que nunca había estudiado, el arte contemporáneo. "
Le Mieux no tuvo problemas para adaptarse a la ciudad y a la cultura, pero reconoce que el hecho de tener una esposa americana le ayudó en este difícil proceso, “mi corazón y alma ya estaban en Estados Unidos antes incluso de mi traslado definitivo . No veía el momento de salir de España. Ahora tengo más fluidez en Inglés que en español. Lengua y cultura aparte, me siento muy afortunado de tener una esposa americana. Sin ella, mi adaptación personal y profesional en los EE.UU. hubiera sido mucho más difícil, sino imposible”.
El crítico de arte se siente afortunado y orgulloso de ser el corresponsal en  Estados Unidos de la revista de arte internacional más importante de España, Lápiz, pero encuentra frustrante que  Lápiz no sea muy conocida en los EE.UU, "Si escribiera para ‘Arte in America’, no tendría ningún problema para comunicarme con cualquier galería o museo, pero como  casi nadie conoce la revista Lápiz en EE.UU, a veces es difícil hacer mi trabajo. Otra desventaja es, por supuesto, el dinero. Los críticos no pueden sobrevivir exclusivamente con la escritura, particularmente en Nueva York. Los aspectos positivos incluyen un mayor acceso al mundo del arte y el ser uno de los muy pocos escritores que cubren la escena de Nueva York para España. Me gusta pensar-quizás ingenuamente-que la audiencia del arte español entiende mejor el panorama del arte aquí gracias a la lectura de mis artículos. "
Le Mieux nunca trabajó como crítico de arte en España, pero cree que puede ser mucho más difícil entrar en las publicaciones de allí a pesar de que Nueva York es una de las ciudades más competitivas del mundo. "Allí parecen estar cerrados a todo aquello que se encuentre fuera de su propia estructura ... los críticos permanencen con las mismas revistas por veinte o treinta años! Este es también el problema de los museos y galerías en  España, y la razón por la que una persona joven  encuentra tan difícil forjar una carrera (no es que Nueva York sea fácil, con millones de jóvenes aspirantes super profesionales y cualificados queriendo hacer algo grande en la capital del mundo) "
En relación con la visibilidad de los artistas y el arte español en Nueva York Le Mieux tiene claro que la presencia de España es casi nula y que su trabajo no es la promoción del arte español aquí, sino cubrir lo que está sucediendo en las artes “España es prácticamente invisible en el amplio mundo del arte americano. Los pocos artistas que son algo importantes aquí han alcanzado su estátus no debido a su procedencia, sino por su valor artístico (que está igualmente bien). No creo que mi trabajo como crítico de arte sea ayudar a promover las artes de España en los EE.UU. De hecho ( con algunas excepciones) me abstengo de cubrir todo lo relacionado con España en los EE.UU, eligiendo en su lugar ofrecer noticias de América para el público español ".
Le Mieux no tiene ninguna duda de que Nueva York es y siempre será la capital del mundo del arte, más allá de crisis periódicas y de la aparición de nuevos centros culturales y financieros de poder. “El mundo del arte aquí es también sorprendentemente parroquial, de mente cerrada e impenetrable, así como superficial y con conciencia social. Está además, irremediablemente centrado en el dinero. La reciente crisis financiera también ha dejado claro que sólo los veteranos grandes jugadores sobreviven en este negocio, y los jóvenes no son bienvenidos siempre (a pesar de que la juventud es una de las modas en el arte), pero pasan tantas cosas en el mundo del arte neoyorquino, que es inútil siquiera intentar  hablar de ello”.
Bruno señala la inexistencia de una comunidad de artistas españoles en Nueva York "Los artistas españoles trabajando en Nueva York parecen estar creando solos, sin ningún tipo de comunicación o intercambio de ideas. Son mucho más propensos a confraternizar con un artista estadounidense que con un compatriota. Muchos se han ido, y los que se han quedado tienen el suficiente éxito como para sobrevivir en Nueva York, y han sido asimilados por el contexto. Ya no son "artistas españoles", sino "artistas", que es probablemente como debe ser ".
Le Mieux está de acuerdo con la mayoría de los artistas y su rechazo hacia las etiquetas como ‘artista español’ “Entiendo totalmente su rechazo a las etiquetas. Una cosa es ser etiquetado como un "pintor" o un "escultor", y otro que te clasifiquen como un "artista español". ¿Qué significa eso? A menos que uno viva en Nueva York y se gane el pan pintando paisajes de los campos de Castilla, no debería ser encasillado como ‘artista español’”.
En relación con la promoción de artistas españoles en el extranjero, Le Mieux sigue el modelo americano de no interferir “¿Debería promoverse el arte español ? No lo creo. Los artistas verdaderamente buenos como Juan Muñoz o Santiago Sierra consiguen establecerse. Aquellos que no lo son probablemente son los que necesitan ser promovidos. Es selección natural. Además, no creo que el gobierno deba estar detrás de esta promoción, sino más bien el sector privado. En cuanto al mercado, hay poco o ningún mercado del arte en España, y dudo que alguna vez sea un jugador serio en el campo (un ejemplo es la debacle de ARCO), y el mercado del arte en general no está interesado en España”.

martes, 2 de agosto de 2011

Round Trip NY #18. Blanca de la Torre

Chelsea Museum, New York

Blanca de la Torre
Residió y trabajó como comisaria en Nueva York del año 2006 al 2009. En la actualidad trabaja como conservadora asociada en Artium Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz http://www.artium.org, “por un lado lo hice por motivos personales, a los que se unía una necesidad de realizar mis propios proyectos en un lugar donde las cosas no dependen tan directamente de los “amiguismos” que puedas tener, sino de las ganas de sacar las cosas adelante”. De la Torre se reconoce entusiasmada por la forma en la que se llevan a cabo los proyectos en Nueva York “Me fascinó la manera en la que se desarrollan las cosas, aquí si quieres hacer algo lo haces y punto, no te quedas esperando a que necesariamente una institución te lo financie”.
Blanca empezó trabajando en galerías y pasó brevemente por el MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla la Mancha) http://www.musac.es, durante la etapa de inauguración del museo. “Fue una época fantástica, aprendí mucho. Entre otras cosas aprendí que quería desarrollar mis propios proyectos y comencé a hacerlo, todo ello compaginado con trabajos de coordinación de proyectos y cosas por el estilo, que me ayudaban a financiarme sin mantenerme alejada del ámbito del arte contemporáneo”.
A lo largo de su estancia en Nueva York trabajó como comisaria independiente y corresponsal de la revista Arte al Día Internacional, lo cual la ayudó a estar al corriente de todo lo que sucedía a nivel artístico y en concreto con el arte latinoamericano.
Como comisaria llevo a cabo varios proyectos en el Chelsea Museum http://www.chelseaartmuseum.org, White Box http://www.whiteboxny.org y otros espacios alternativos, además participaba a menudo como comisaria invitada en The Third Ward, en Brooklyn http://www.3rdward.com o asesora del Grant Programme del Queens Council for the Arts http://queenscouncilarts.org. Al mismo tiempo desarrolló otros proyectos fuera de los EE.UU., (Praga, Londres, Rótterdam, Polonia) aunque seguía manteniendo su base en NYC.
Blanca considera que la ciudad está llena de ventajas y le gustaría poder seguir trabajando en ella “Nueva York es de alguna manera es el centro de todo, no solamente todo pasa por ahí, sino que en muchos casos llega ahí primero. La sensación constante de estar siempre perdiéndote algo bueno a la vuelta de la esquina es increíble”.
Respecto al trabajo de las instituciones españolas en Nueva York la comisaria opina que en la mayoría de los casos se queda solamente en las buenas intenciones y que muchas veces los recursos son escasos o no se utilizan adecuadamente, “está claro que las políticas de gestión y promoción del arte español han fracasado, si es que en algún momento ha habido algún intento serio de llevarlas a cabo. Las Sociedades Estatales han hecho un buen trabajo, por supuesto, pero con eso no basta. La promoción del arte español no tiene que consistir en financiar una exposición de artistas españoles en un determinado contexto de un determinado país, con esto terminamos cayendo en lo “Folk”. Hay que hacer un esfuerzo para desarrollar  una matriz de profesionales y un contexto que desarrolle una estructura artística tanto en el propio país como en el extranjero. En esto se deberían incluir residencias de artistas, programas de visitas a los estudios, agentes de promoción cultural en el extranjero, etc… que vayan estableciendo unas redes que fortalezcan dicha estructura”.
Aunque reconoce que no existe un número significativo de artistas trabajando con instituciones norteamericanas afirma que el esfuerzo que están haciendo los artistas españoles que residen y trabajan en Nueva York  es considerable y admirable, “la gran mayoría están haciendo un gran trabajo, especialmente un gran esfuerzo por salir adelante en esa jungla que te mantiene de manera constante en la cuerda floja. El  aprendizaje es continuo y eso me parece crucial para esta profesión, por otro lado tienen muchas más facilidades para establecer una serie de contactos y una visibilidad que no se consigue desde España. Muchos de los que están ahí se están abriendo camino a base de mucho esfuerzo, y poco a poco dan grandes pasos. Hay que animar a los artistas a que no tengan miedo y hagan lo que realmente quieren hacer”.
De la Torre tiene claro que la situación ideal sería la  “transnacionalidad”  y no tener que hablar de artistas españoles o no españoles “a todos nos gustaría eso, pero la realidad es que aún estamos muy lejos de llegar ahí, y mientras tanto no es justo que tu lugar de nacimiento sea tan determinante para desarrollar tu profesión, y debemos luchar porque en cada país se generen las estructuras necesarias para que los artistas puedan hacer un buen trabajo, en buenas condiciones, y por supuesto dar este trabajo a conocer. Hay artistas españoles buenísimos y por supuesto que se debe hacer un esfuerzo para promocionarlos”.

lunes, 20 de junio de 2011

Round Trip NY #17. David Maroto


Disillusion. Proyecto artístico en forma de juego de mesa. Exposición en S.M.A.K. (Gante, Bélgica), 2010 

David Maroto

Vino a Nueva York con motivo de una estancia en el ISCP, International Studio and Curatorial Program en Brooklyn. Maroto, que lleva alrededor de siete años viviendo y trabajando en Holanda, ha sido esponsorizado por dos instituciones holandesas.“Cuando buscaba ayuda para financiar mi residencia en ISCP, solicité hasta en once instituciones y organizaciones españolas diferentes. La respuesta fue nulo apoyo. En Holanda, solicité en tres y me dieron ayuda en dos. Creo que esto resume bastante bien mi opinión sobre las ayudas a los artistas visuales en España”. 
Maroto destaca el cambio de energía en la ciudad y la posibilidad de llevar a cabo los proyectos de una manera mucho más directa “Parece ser que la cultura americana favorece la iniciativa propia. Si uno tiene ideas e ímpetu para llevarlas a cabo, el contexto responde positivamente. Si algo ha de suceder, eso queda claro desde el primer momento. En Europa, en mi opinión, las cosas se mueven a otra velocidad, y a veces buenos proyectos no se realizan por falta de energía en el ambiente y en las personas”.
Maroto se muestra crítico con el sistema artístico español y la politización de éste,
 “Creo que en España el sistema artístico está demasiado unido a la política, o mejor dicho, a los políticos. La práctica artística a cualquier nivel no está emancipada, lo cual impide su profesionalización. Hace un par de años descubrieron que, en lugar de a dedo, se puede elegir directores de museos por concurso internacional. Yo leía artículos de críticos y artistas españoles celebrando el cambio como si hubieran descubierto la pólvora, cuando en realidad es una práctica normal en cualquier país de Europa”.
Además, opina que no existe una política cultural, y no se confía en el potencial creativo propio lo que según el artista es una de las causas principales de la fuga de talentos a otros países, “hay mucho retraso en eso, es uno de los flecos a los que no ha llegado la Transición y está pendiente de su modernización”.
Al preguntarle acerca de Nueva York como un paso importante en la carrera de un artista, Maroto considera que es importante para un artista buscar un lugar en el que su trabajo pueda tener posibilidades o una respuesta más positiva pero tiene claro que ese lugar no tiene por qué ser necesariamente Nueva York. “Se trata de ir allá donde el trabajo de uno es apreciado, donde puede encontrar gente que hable su mismo lenguaje y comparta su visión de las cosas”.
En esta estancia de seis meses en la ciudad Maroto ha establecido relación profesional con el  ISCP, EFA Project Space, 601 Art Space, Center for Book Arts. El artista, que volverá a Holanda próximamente no contempla por el momento España como una posibilidad. “A España volvería en el momento en que las condiciones de trabajo fueran dignas. Hasta el momento, encuentro que puedo desarrollar mi trabajo en muchas mejores condiciones con base en Holanda, quizá en Bélgica, o incluso Nueva York. Cuando pueda decir lo mismo de España, volveré”.

       

sábado, 14 de mayo de 2011

Round Trip NY #16. José Carlos Casado


Imagen del estudio de José Carlos Casado en Nueva York


José Carlos Casado

José Carlos Casado llegó a Nueva York en 1998, “porque vivir en NY siempre fue mi sueño”. Una beca de La Caixa para estudiar un Master en la School of Visual Arts fue la manera en la que dio el paso.

Casado no considera que exista una diferencia en la calidad entre el sistema universitario español y el Americano, “depende de cada especialización, en Bellas Artes en particular, aquí está basado en un modelo mucho más actual, donde la mayoría de los profesores son artistas y no funcionarios. Hay muchas otras diferencias, pero creo que cabe destacar el sistema de críticas, en España inexistente y aquí uno de los principales enfoques de la enseñanza artística”.

El artista reconoce que para él los inicios en el mundo académico en Nueva York supusieron un esfuerzo importante “llegué para meterme en clase directamente. Mi especialidad eran clases muy técnicas, y con el nivel de inglés hablado con el que solemos venir los españoles, no fue fácil”.

Casado, que vive en Nueva York a tiempo completo, considera la ciudad como su entorno ideal para crear ya que Nueva York es una constante fuente de influencias “para mi es muy importante estar rodeado de cultura: arte, teatro, danza, música. La ciudad ofrece una variedad infinita, a todo tipo de precios y muchas veces incluso gratis”. Además añade otras ventajas como un circuito artístico más grande y flexible y el hecho de que en Nueva York sea más fácil encontrar trabajos creativos bien pagados.

Casado -que por el momento no tiene pensado volver a España, continúa enamorado de esta enorme ciudad y con distintos proyectos en marcha- afirma: “sería enriquecedor establecer más canales de comunicación entre las Instituciones españolas en Nueva York y los artistas que aquí residimos; creando proyectos conjuntos duraderos, no exclusivamente puntuales, que facilitaran la creación de una comunidad profesional artística sólida con proyección de futuro.” Casado sugiere la creación de una oficina cultural al estilo del Swiss Institute que opere desde Nueva York y que cuente con profesionales especializados.

El artista ha colaborado con varias instituciones norteamericanas como New York University, Sundance Film Festival, King Juan Carlos I of Spain Center, New York Foundation for the Arts, Vermont Studio Center, Lower Manhattan Cultural Council, Katzen Arts Center, Wood Street Galleries, Sacramento State University, Postmasters Gallery, etc.

Round Trip NY #15. Félix Fernández


 Félix Fernández, Shine, 2010


Félix Fernández

Félix Fernández llevó a cabo una residencia temporal en Nueva York durante el otoño de 2010, gracias a una beca Unión Fenosa para artistas. Su objetivo durante esta estancia fue muy específico, “realizar un proyecto artístico cuyo resultado será expuesto en el Museo de Arte Contemporáneo Unión Fenosa en A Coruña”.
Fernández se muestra complacido con las becas y ayudas para la movilidad internacional de artistas,  “estoy extremadamente satisfecho con la oportunidad que me han brindado. No ha sido una cosa fácil de conseguir ya que llevo muchos años presentándome, pero puedo decir que ha llegado en el momento en el que más la deseaba”.
El artista, que llegó a la ciudad tras otra breve estancia en Berlín, experimentó un choque cultural bastante fuerte y califica su adaptación al entorno neoyorquino de compleja.
“Llevaba 3 meses viviendo en Berlín, una ciudad en la que me siento especialmente bien, en la que todo fluye de una manera muy natural y donde la cantidad de dinero que tienes y tu posición social no es lo más importante. Cerrado el proceso berlinés vuelo prácticamente directo a Nueva York y la ciudad es radicalmente opuesta: un entorno competitivo donde tu estatus socioeconómico es tu carta de presentación. Berlín es un lugar donde la gente va a buscarse a sí misma y Nueva York es un lugar donde la gente se muda a buscar una oportunidad”.
Fernández reconoce que Nueva York tiene algunas ventajas ya que es una ciudad tremendamente inspiradora que ofrece un caleidoscopio de imágenes y sensaciones, pero en su opinión las desventajas son también bastante grandes, “el precio que tienes que pagar por vivir aquí, y no sólo estoy hablando de dinero: la ciudad te da mucho, pero tú tienes que dar lo mejor de ti, porque si no te come. También creo que aquí somos menos libres y que hay menos calidad de vida”.
            Fernández considera que su estancia en Nueva York ha cambiado su percepción sobre su trabajo como artista y le ha hecho ser más consciente del punto de vista social de su obra, “aquí el sujeto desaparece para formar parte de un todo y eso se refleja claramente en lo que he hecho. No he parado de ver el universo Orwelliano por todas partes, y películas como Gáttaca, Blade Runner, Matrix, Brazil, El show de Truman, … parecen nacer en respuesta a la vida en esta ciudad”.


Round Trip NY #14. Hugo Fontela


Imagen del estudio de Hugo Fontela en Nueva York

Hugo Fontela
 
Hugo Fontela se trasladó a Nueva York en el año 2005 y afirma que para él la adaptación al entorno neoyorquino “no fue nada dramática”. Fontela encuentra muchas ventajas a la hora de llevar a cabo su trabajo en la Gran Manzana, entre ellas destaca el ambiente artístico, que califica “de primera calidad¨ así como el “ritmo frenético” de la ciudad y “la capacidad de trabajo” en ella, según su opinión, ambos mucho mayores que en España.
Fontela ha colaborado con diferentes instituciones españolas en Nueva York. Cabe destacar su participación en la exposición colectiva Spain in the City para la Gabarrón Foundation, comisariada por Ana Morales Partida.
Además Fontela afirma mantener buenas relaciones con profesionales dentro de instituciones como la Hispanic Society, el Metropolitan Museum o el Moma. Fontela, que sostiene una relación fluida con instituciones españolas en Nueva York, considera que “una institución española en el extranjero ha de servir de apoyo a los artistas, pero a su vez los artistas deben trabajar para intentar tener éxito en la ciudad por cuenta propia, promocionándose ellos mismos de manera activa y directa.” Fontela cree que el público es finalmente el que decide si un artista tiene éxito o no y que las instituciones deben estar alerta para hacerse eco de ello y promocionar a esos artistas.
Fontela observa que no existe una comunidad de artistas españoles como tal a pesar de que por su experiencia el contacto con otros artistas es algo muy positivo “Vivimos en un mundo completamente individualista, y eso afecta también al plano artístico.”
Por el momento el artista no se plantea la posiblidad de volver a España definitivamente, ya que aunque su estudio está en Nueva York viaja constantemente.

Round Trip NY #13. Raúl Gómez Valverde




Raúl Gómez Valverde, Will it blend?. Vídeo. 2010

Raúl Gómez Valverde

Llegó a Nueva York en el 2009 para estudiar un MFA en la School of Visual Arts http://www.schoolofvisualarts.edu gracias al apoyo de una beca Fulbright http://www.fulbright.es. Gómez Valverde opina que las ayudas de movilidad para artistas son muy importantes y que por desgracia no existen demasiadas ayudas para artistas que quieran desplazarse a Estados Unidos,  “Fulbright me está permitiendo vivir una experiencia única donde puedo centrarme exclusivamente en el contexto donde desarrollaré mi trabajo durante el resto de mi vida”.
Gómez Valverde, que ya había estado viviendo fuera de España durante unos años, se adaptó fácilmente al entorno Neoyorquino “Por suerte, Nueva York es una ciudad de la que puedes sentirte parte enseguida. Conocía a otras personas que aterrizaban en las mismas fechas o vivían ya aquí, y eso ayuda”.
Gómez Valverde destaca como principal ventaja de vivir en Nueva York que la cultura está inmersa en la cotidianidad de la ciudad. “Mucha gente acude a ver exposiciones y eventos artísticos como parte de su rutina, y se interesan por tu trabajo de forma natural. Quizá por eso existe un mayor respeto hacia la profesionalización; se valora mucho cuando alguien decide embarcarse en un Master y cuando dedica su vida a crear arte”.
El artista considera que la presencia de las instituciones españolas en Nueva York podría mejorarse, “Como he dicho antes, no existen demasiadas ayudas y sería estupendo contar con más apoyo. Nueva York es una ciudad donde vivienda, educación o sanidad son muy caras, y la cantidad de artistas realizando trabajo de calidad es enorme. Es un entorno competitivo donde todo se mueve extremadamente rápido. Esto implica muchos recursos y esfuerzo constante”.
Raúl cree que sería bueno disponer de una base de datos de artistas y agentes culturales españoles en NY. “Es posible que exista ya, pero yo al menos no la conozco. Quizá a través del consulado se podría organizar una colección de datos de artistas españoles residentes aquí, accesible online, y centralizar un boletín de ayudas y eventos para distribuirlo entre los interesados”. 


Hasta el momento Gómez Valverde ha enseñado su trabajo en el King Juan Carlos Center de New York University http://www.nyu.edu/kjc/ dentro del festival de vídeo arte Region Zero http://www.regionzero.net, en el Big Screen Project http://www.bigscreenproject.org y en la School of Visual Arts. También ha colaborado con ICP/Bard y X-Initiative. Además ha tenido la oportunidad de asistir a cursos en lugares como NYU, Columbia, BHQFU, MoMA y en el Guggenheim.

Raúl considera que vivir en Nueva York le ha ayudado a posicionar mejor su trabajo y a ser más crítico con las estructuras que sustentan el arte contemporáneo. “Me he dado cuenta de que es posible conseguir retos que antes me parecían inalcanzables, sobre todo en lo referente a la difusión de mi obra”.